Mitos de la Hipnosis Clínica 

Tan solo escuchar el término de la Hipnosis, abre la brecha al mundo de los mitos y leyendas, contribuyendo a la desinformación de esta maravillosa técnica de sugestión.

Sin embargo, una cosa es hacer actos de espectáculo con el hipnotismo, así como utilizada antiéticamente para propósitos muchas veces perversos,  y otra  la aplicación a la ciencia en la Psicología sobre un ambiente clínicamente controlado y adecuado para la salud mental del paciente.

Dicho así, la Hipnosis Clínica es mucho más sencilla y positiva para la mente de lo que se cree. No es más que una técnica de relajación que puede ser guiada o autoinducida por el mismo paciente en el cual se proponen sugestiones para crear una modificación de emociones y comportamientos a más saludables y positivos.

Es muy importante, que para que un paciente pueda acceder a esta técnica, esté libre de toda creencia irracional y negativa al respecto de la hipnosis, y desmitificar todo lo que se ha escuchado sobre la técnica. El tratar de acceder al estado de trance, puede provocar errores en la técnica e incluso evitar su éxito en la persona.

Es por ello que aquí están algunos puntos que desmitifican la Hipnosis Clínica, es decir, que le da la información correcta sobre lo que no es y sí es este procedimiento.

  • No se controla su mente.  En muchas religiosas y otras creencias, se cree que la hipnosis es controlar la mente del paciente. En la Hipnosis Clínica se da la indicación de que el paciente solo permite entrar en su mente lo que considera sano para su integridad física, mental y emocional. Cada quien permite conscientemente lo que entra y no como sugestión.
  • No está inconsciente. A nivel personal, nunca llevo al inconsciente al paciente en el trance hipnótico. Me es muy importante el nivel de responsabilidad del paciente en que todo lo que suceda en esta forma de relajacion profunda, sea recordado.
  • Siempre se puede escuchar y recordar todo lo que sucedió en el trance. Es como recordar cualquier otra cosa, solo que más vividamente y con repercusiones profundas en la conciencia del individuo positivamente.
  • Hay diversos niveles de profundidad. El Hipnoidal es aquel muy ligero como cuando estamos muy concentrados haciendo alguna tarea, sabemos que hay estímulos externos, pero estamos absortos en nuestros pensamientos o imagenes. Después vienen el Ligero, medio y profundo que son los mas frecuentes usados en la técnica hipnótica. Normalmente en mi práctica privado utilizo hasta el nivel medio.
  • La profundidad del trance y éxito de la técnica, dependen de la apertura y personalidad del paciente, así como la relación con su hipnoterapeuta. Alrededor de un 30% de la población les cuesta demasiado poderse relajar profundamente, son personalidades con tendencias controladoras y obsesivas. También es mucho más fácil la sugestión en niños y adolescentes. Si el adulto tiene un total deseo de hipnotizarse y ademas siente total confianza con su hipnoterapeuta, el grado de éxito aumenta.
  • No hay peligro de no poder abrir los ojos de nuevo o quedarse en trance. Las personas frecuentemente tienen la idea que la hipnosis es una técnica rara, incierta y demasiado profunda que les puede poner en peligro, nada más lejos de la realidad. Realizada por un profesional de salud con las certificaciones adecuadas y estudios en la psicopatología del ser humano, puede realizarla sin ponerle en peligro.
  • No es magia. Muchas personas creen que la hipnosis va a resolverles todo lo que no quieren trabajar duramente por ello. Esto es solo una técnica y no se garantiza el éxito, pues de esto depende de todos los factores antes mencionados. Normalmente la probabilidad de ese éxito es muy alta, desde que funcione en la primera sesión, hasta varias después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *